Humor

Long Road to Granada…

Tenía que prepararme para volver a Granada después de un fin de semana en casa, pero antes debía recoger a Lucilda.
Para poneros un poco en situación, os diré que Lucilda es una chica de mi pueblo que también estudia en Granada, y que a veces se viene conmigo, y de esta manera ahorramos costes en el viaje.

Ojo, ‘universitaria’ no es sinónimo de inteligencia, y como muestra, el siguiente relato:

Llego a su casa, cargamos el equipaje en el coche y nos ponemos en marcha.
Ya de camino a Granada, tras un rato de viaje, a un lado del camino a lo lejos veo un edificio muy grande y con un cartel inmenso en el que se lee desde la distancia “crematorio”, y decido gastarle una broma para hablar un poco de algo.

– Eh mira, ahora vamos a parar ahí un momento que en esos sitios es donde venden unas cremas muy buenas.
– Ah vale 🙂

En serio?!
En ese momento no sé que pensar, así que primero decido asimilarlo. Ésta se ha creído de verdad que en los crematorios venden cremas!!! Menos mal que no le he dicho que vaya a un velatorio a comprar velas…
Madre mía, no sé cómo la han dejado entrar en la universidad.

Total, decido darle una segunda oportunidad, un fallo lo tiene cualquiera, ¿no?
Y entonces me doy cuenta de que esta no es “cualquiera”.

Más tarde, como es habitual, vamos escuchando un CD de música que suelo llevar con la música que a mí me gusta (pa eso es mi coche, coño). Normalmente solía ir escuchando a Muse, RedHot, alguna banda sonora de alguna película que me gusta, etc… y por lo visto ese tipo de música no le gustaba a Lucilda, porque según ella es (y cito textualmente) “música extraña”, pero esta vez hice un nuevo CD con canciones más actuales de grupos que me gustan y algunas de las que están sonando últimamente en la radio.
Entonces me dice que este nuevo CD le gusta más que los anteriores, y comienza a preguntarme sobre mis gustos musicales:

– ¿Y qué música te gusta a ti?
– Pues escucho un poco de todo. Rock, pop, clásica, alguna vez algo de hip hop… por ejemplo en el CD que tenía antes puesto había alguna banda de rock alternativo, pero también estaban Muse, Maroon5, RedhotChillyPeppers…
– Mmm… a mí no me gusta ese tipo de música, no me gusta la música que me raya.
– Que te raya? Qué quieres decir con música que te “raya”?
– No sé, que no me gusta ese tipo de música ni esos grupos, es música rara. Eh! Pero me gusta el rock!
– Ah! entonces te gusta por ejemplo Bon Jovi?
– Qué es Bon… Jovi?

En ese momento se hizo un incómodo silencio. (WTF??!!)
No me lo puedo creer, una persona que se supone que es universitaria, vamos, que se supone que tonta tonta no es del todo, no conoce ninguno de los grupos anteriores, dice que es música “rara” y que encima no conoce a una banda que lleva décadas en lo más alto?

– (Relax Currito, relax…) Así que “música extraña”, eh?
– Sí bueno, yo es que prefiero la música así como el reggaetón, para perrear y eso…

… DE NUEVO, SILENCIO INCÓMODO…

– Pero estábamos hablando de música, ¿no? Además, afortunadamente el “reguetón” ha sido prohibido en Cuba por ser denigrante para la mujer y dar mala imagen al país.
– ¿Degradante? ¿Por qué? No lo entiendo…

… OTRO SILENCIO INCÓMODO, Y UN INSTINTO ASESINO AFLORANDO…

– ¿Pero es que tú no escuchas la letra? Mira, es fácil, cuando vayas a escuchar algo de eso, elige cualquier “canción” de ese tipo de “música”, dale al ‘play’ y luego imagina que lo que oyes lo está diciendo un chuloputas, verás cómo encaja a la perfección.
– ¿Sí? ¿En serio? (Cara de sorpresa) Pues de verdad, no creo que sea denigrante…
– OMG ¬¬’

No sé por qué pero tengo la extraña sensación de que este viaje se me va a hacer largo…

Anuncios
Categorías: Humor | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Nos vamos de bautizo

El bautizo comienza a las 12 del mediodía, me acababa de levantar y eran las 11. Ya íbamos tarde. Tras vestirnos más rápido que flashman harto café y ya en el coche nos vamos en busca de la iglesia donde comenzaría el evento. Después de media hora de coche buscando la iglesia pasamos por al lado pero no podemos parar porque vamos en el carril contrario y mientras la gente se me queda mirando, bajo la ventanilla y grito un:

– “Ahora vuelvo! voy a por tabaco!”.

– ¿Qué haces Currito? (pregunta Trini)
– Mujer, es para no dejarlos con la intriga. Algo tenía que hacer no? además, paso de que se den cuenta de que nos hemos equivocado de camino. Pero tranquila, ahora en cuanto podamos damos la vuelta y aparecemos al lado de la iglesia.

Craso error. Damos la vuelta y acabamos aún más lejos. Pero por fin, y hartos de dar vueltas llegamos, 15 minutos tarde pero llegamos. Y nada más llegar, estaban ya todos dentro, menos algunos que habían salido a la puerta a tomar el aire. Uno de ellos me pregunta:

– Pues sí que has ido lejos a por el tabaco.
– Es que… luego me acordé de que no fumo. Por cierto, ya debe de quedar poco para ir al banquete no?
– Jaja, empezó hace 15 minutos, y por lo visto es una hora de misa, así que…

Y yo sin ningún vicio para pasar el tiempo, quién me mandaría a mí ser un chico sano…
Mientras, Trini aprovecha para fumar, me mira y me dice que entre en la iglesia para echar un vistazo por si veo a nuestros amigos (Petunia y Macedonio, los padres del niño) y de paso ver si hay mucha gente dentro.
Mientras entro voy pensando: “Bueno, esta iglesia no es muy grande así que no creo que haya mucha gente…”

10 segundos después salgo, y Trini me pregunta tras ver mi particular cara de intentar resolver un cubo de rubbik:

– ¿Muchos invitados?
– Pues la verdad, no sé si es que hay muchos invitados o poco espacio libre ahí dentro pero al entrar me ha dado la impresión de que se estaba haciendo el vacío, y te lo digo desde ya, como entres te va a costar salir, es como si una corriente te arrastrara y parece que nunca llegas a la puerta.

PERO CÓMO ES POSIBLE METER TANTA GENTE EN TAN POCO ESPACIO!!??
Si por lo menos serían 200 personas en una caja de zapatos!

Por fin y tras 45 min de espera, comienza a salir la gente. Por fin vemos a nuestros amigos que se acercan a saludarnos.

– ¿Cómo estáis?
– Bien, hemos llegado hace rato pero no os veíamos
– Bueno, supongo que hay mucha gente ¿no? jeje, – dice Petunia – ¿qué os ha parecido la misa?

Tras esta pregunta pasan por mi cabeza algunas ideas y contradicciones… ¿Será una pregunta trampa?¿Sabrá que hemos estado todo el tiempo fuera?¿Me estará poniendo a prueba? Tengo que usar mis mejores armas para salir airoso de esta situación así que…:

– Bueno pues la introducción ha sido un poco escueta por parte del cura pero en estos tiempos modernos no nos podemos quejar, nada que ver en cambio con la ejecución. Ahí el cura ha estado sublime, qué movimiento de muñeca al verter el agua sobre la cabeza del crío y qué saber estar de éste ante la multitud… Para terminar, el cierre del sacerdote tras esa oración final, muy profunda por cierto, ha estado francamente bien.

Petunia me mira extraña, y se va dibujando una extraña mueca en su cara, mientras, Trini me mira con ojos punzantes, con ansia asesina sólo detenida por la cantidad de testigos que podrían inculparla de un posible asesinato. Yo en cambio creo que salí airoso de la pregunta.
Finalmente llega Macedonio y exclama:

– Lo mejor de la misa ha sido el final, hala, ¡vamos pal banquete!

Las miradas asesinas ahora se tornan hacia él.

– ¿Qué? Si es que mí no me gustan los curas! Todo esto es cosa de Petunia! Si por mi fuera sólo habría banquete, que es la razón por la que todos han venido, y si no, haced la prueba. Haced un bautizo en el que solo haya misa, y otro en el que solo haya banquete, a ver cuánta gente va a cada uno. Si la gente ve comida gratis y se vuelve loca!

Parece que al final no va a ser tan aburrido este bautizo…

Cogemos de nuevo el coche y vamos dirección al convite, detrás del coche de Petunia y Macedonio precisamente para no per… – ¡¿Trini dónde estamos?!
Vale, están dos coches más adelante, ya pensaba que nos habíamos vuelto a perder.

Finalmente llegamos al lugar en cuestión, una nave gigantesca en un polígono a las afueras a las 2 de la tarde. Tras bajarme del coche echo un vistazo general a los diferentes grupos de invitados (porque esto es así, sea una boda un bautizo o cualquier evento erótico festivo, al llegar al lugar en cuestión se forman distintos grupos clasificados por diferentes criterios). Pude divisar un grupo de llamados “puretas”, es decir, gente que va desde los 30 y muchos para arriba encabezados principalmente por los familiares más directos de los anfitriones.
Seguidamente pude ver algunos grupos más, pero entre ellos podía distinguir otro grupo perfectamente por su colorido, por los sonidos variados y característicos que emanaban de aquella zona, y sobre todo porque en aquella pequeña zona había más cantidad de maquillaje que en el carnaval de Tenerife. Efectivamente, era el grupo de digamos… las “reshulonash” (ya he vomitado) que a juzgar por sus caras, parecían no haber visto nunca un polígono de día.

*NOTA: Pues sí, para los/as que no lo supieran, los polígonos siguen en el mismo sitio de día, no los montan los viernes por la noche sólo para vosotras, porque ahí, lo creáis o no, trabaja gente cuando vosotros/as no estáis.

Tras 10 min esperando a que terminaran de llegar los demás invitados comenzamos a entrar en aquella nave todos a la vez… Ahora sé cómo se sienten las hamburguesas del McDonals antes de ser eso, hamburguesas.

Una vez dentro y tras un rápido vistazo nos damos cuenta de que no hay ningún cartel con los nombres de nadie en ninguna mesa por lo que los invitados comienzan a sentarse donde les va dando la gana y al fondo puedo ver a Petunia mesa por mesa haciendo levantarse a los invitados y cambiándolos de sitio.

Al fin viene a decirnos dónde tenemos que sentarnos Trini y yo, y cuando creo que va a acabar mi intriga por averiguarlo, no acaba, ¿por qué? Porque no conocemos a nadie!! Joder Petunia, Macedonio, que somos amigos… ¿cómo nos hacéis esto? Que sepáis que esta os la guardo… cabrones.

Trini tiene al lado a una chica que no se sabe si va o viene y yo a un capullo con su hijo que no para de gritar, de empujar su silla contra la mía y de moverse tanto que tengo que estar vigilando los vasos con los reflejos de un ninja por si en cualquier momento los derrama. Por la comida que veo en las mesas creo que Petunia y Macedonio no calcularon bien el número de invitados pero bueno… después de lo que llevo visto hasta el momento…
Trini lleva ya 10 min diciendo que tiene unas ganas enormes de irse, y yo no soy menos, pero está feo irse tan pronto, así que haré el rato que nos quede, intentaremos hacerlo lo más agradable posible. Aunque tenga al niñato del al lado clavándome el codo en el costado y empujándome con la silla cada vez más.
Entro en deseos de machacar a ese niño hijo de un parto difícil, pero su padre está pendiente de él, aunque por lo que veo, no tan pendiente como para controlarlo ya que empiezo a notarme cardenales por toda la parte izquierda de mi cuerpo, y mientras más los siento, más voy planeando mi venganza…

Es ahora o nunca: niño que se levanta y comienza a correr repetidas veces de un lado a otro de la mesa rozando a los invitados allí sentados, padre que lo mira despreocupado, se despista, niño que pasa por mi lado, saco al mismo tiempo un poco mi codo y mi pie, niño que se da contra el codo y tropieza, y ahí lo tenemos, ¡el primer niño volador del mundo!
Para finalizar, rodillas de niño peladas, llanto del niño, regañina del padre al niño, niño que se sienta a mi lado y me mira con ira, mirada mía hacia el niño expresando un poco de maldad, y como resultado, tranquilidad para el resto del día por parte del niño. Ecuación finalizada.

Trini no puede más, está agobiada, cada vez tiene más ganas necesita salir a tomar el aire y yo también aunque me encuentre disfrutando de mi reciente victoria.
Salimos fuera y nos encontramos al grupo de las “reshulonas”. Entonces, una de ellas llama a Trini. Yo, extrañado, le pregunto si la conoce de algo o es sólo que estoy desvariando, pero por lo visto, es una antigua conocida de la que no sabía nada desde hacía algún tiempo. Comienza la típica maniobra del vigilante, o sea, uno, como hombre que es, se queda estático al lado de su pareja mirando al horizonte como si estuviera vigilando a lo lejos que nadie se ahogue mientras ella se pone al día con las demás.
Pero claro, uno no es sordo, y no puede evitar oír ciertos comentarios que si no vinieran de una “reshulona” no llamarían la atención:

– Pueh yo he estadoh trabajandoh con el Yonih eshte veranoh y en setiembreh me voy a ir a Londreh a trabajar de ayudante en un hospitalh.
– Ah pero tú sabes inglés?
– Puesh claro mira: Mai naim is Jessy veri güel
– Ahm… esto… ¿y no deberías perfeccionarlo aunque sólo sea un poco antes de ir?
– Bah, no te preocupeh niñah, si esto estah chupaoh!

Como la mayoría de vosotros, yo tampoco creo que al final se fuera, porque si lo hubiera hecho, ya habría habido noticias de ella en los telediarios en más de una ocasión, y de momento no la he visto, así que para bien o para mal, creo que sigue aquí, en España, pero por favor, no me hagáis investigar… mejor si no me la vuelvo a encontrar, os lo aseguro.

Y ya cansados de tanta tontería junta y hambrientos, fuimos a despedirnos de Petunia y Macedonio (justo cuando empezaba el karaoke, qué pena…) y nada más llegar a casa nos pegamos una merendola que pa qué! Nos pusimos ropa más cómoda y a descansar de la tontería.

Categorías: Humor | Deja un comentario

La realidad de lo que ocurrió con Bin Laden

Leyendo las noticias de ayer, todos nos enteramos de que el ejército estadounidense mató a Bin Laden, en lo que se suponía que iba a ser una operación de captura, pero por alguna razón, como hemos podido deducir, algo salió mal, y lo más extraño es que según diversas fuentes de información, llevaban preparando la operación desde agosto del año pasado, cuando descubrieron dónde estaba escondido.

Entonces, con casi un año preparando una operación de captura,
qué pudo salir mal?………

1 de mayo de 2011, después de un largo vuelo y justo antes de entrar en el escondite de Bin Laden en Abbottabad, Afganistán…..

– Vale muchachos, prestad atención, llevamos desde agosto de 2010  planeando y ensayando el asalto y la captura de Bin Laden y es muy importante que lo repasemos todo una última vez: Mike distrae a los guardias de la entrada, Charly, entra por detrás atravesando una cristalera y dando una voltereta antes de caer, entonces llego yo y atrapo a Bin Laden que está en el salón de su escondite viendo una peli, mientras Bobby… dónde coño está Bobby?

– Tok tok…
– Si?
– Peddone, ez uzted…? PUM! Coño! Ay! Joded! que ze me ha dizpadado zola!

– Eh? Joder Bobby! se supone que íbamos a capturarlo, no a matarlo! qué se supone que debemos decir? Sabía que no tenia que haberle hecho caso a tu hermana y haberte traido.
– Lo ziento Jhonny, No lo hadé máz…
– Que no lo harás más!?!?!? Joder, te has cargado a Bin Laden de un puto disparo en el coco tio! mira la cara que se le ha quedado!

– Zi zidve de adgo… yo también me he azuztado cuando ze ha dizpadado…
– Sí, pero tu cara ya era así antes, no podemos hacer nada con eso.

– Vale, no perdamos la calma, diremos que hubo un gran tiroteo, que le dimos la oportunidad de entregarse pero que se puso farruco, nos hizo un corte de mangas con una mano y con la otra iba a sacar una pistola para dispararnos y fue entonces cuando le disparamos en defensa propia.

– Pero Jhonny, ¿y qué hacemos con el vibrador que tenía realmente en la mano?

– ¿Qué vibrador?
– Éste que… como? qué extraño, a dónde ha ido a parar el dichoso… Jhonny, ¿qué es ese bulto en tu mochila?
– …Una granada de mano!
– Pero si no nos quedan!
– … A mí sí!

¬¬’

Categorías: Humor | Deja un comentario

Lo que pasa cuando vas al taller

Ha pasado algún tiempo desde que me compré el coche, y como tarde o temprano todo llega, me temía que tenia que llevarlo al taller para cambiar una de esas piezas que hay que sustituir cada cierto tiempo porque por lo visto si no, el coche en un momento dado puede decirte “sigue tú que yo ahora te alcanzo”.

La verdad es que la pieza no es nada barata, pero bueno voy a pedir presupuesto a un conocido taller y a ver qué me cuenta…

– Piripipi piripipi… Taller la tuerca feliz, dígame?
– Sí, verá… es que llamo para que me hagan presupuesto para cambiar la correa de distribución del motor y tal…
– Aham… dígame marca de coche, modelo, marca de ambientador, etc…
– Pues es un… Curritomóvil, ambipur brisa fresca… para qué es lo del ambientador?
– Eh? no, por nada, por si tengo que recomendarle otro por si se caga encima cuando le diga el presupuesto pero con ese va bien, aunque con uno de menta fresca…
–  Cómo? entonces por cuanto me va a salir?
– Veamos… 300€ la pieza porque viene del país ese donde siempre preguntan por Juan…
– Cómo?
– Sí, Taiwan. Más 100€ de la mano de obra porque hoy hay pocas ganas de trabajar, más 300€ porque me quiero comprar la PS3…  así que más o menos lo que vienen siendo unos 700€ por ser pa ti.
– …
– Oiga? sigue ahí?
– Sí perdone, es que había ido a por un ambientador nuevo, que creo que sí que me va a hacer falta porque empieza a oler raro por aquí.
– Entonces qué? le cojo cita?
– Cita? sí hombre sí, espere un momento que voy al mercado negro de la esquina a vender un riñón, no te jode…
– pii pii pii…

En mi vida me habían querido cobrar tanto, y menos… por una primera cita.

En fin, menos mal que hay más talleres en el mundo, y como ya no tenía muchas ganas de ponerme a buscar otro, decidí llamar a otro que me habían recomendado.

– Piruriiii… piruriii… Ahquí el tornillo relampagueante, dígame?
– Esto… verá… llamo porque quería que me diera presupuesto para cambiarle al coche la correa de distribución…
– Ezo eh mu faci hombre… por 50€ te lo hago
– 50€?
– Muy caro? pos 40 y no bajo más!
– Vale vale… 40€, ahora mismo le llevo el coche, cuando paso a recogerlo?
– Ezo al dia siguiente te vienes y ya lo tienes todo hecho.
– Muy bien, pues en eso quedamos.
– pii pii pii…

Llevé el coche y lo dejé en manos del Tenazas, un personaje peculiar, parecía haber sido sacado de una película country mala de los años 90. Un pueblerino bajito, regordete, con un mono azul, su mondadientes en la boca y barba de tres días al que solo le faltaba el sombrero de paja e ir descalzo para ser el tío mecánico de Tom Sawyer.

Esa noche dormí tranquilo, mi coche iba a estar reparado por la mañana y solo por 40€!!

A la mañana siguiente, nada más levantarme fui a recoger mi cochecito.
Al llegar me encuentro al Tuercas al lado del coche y con una sonrisa de oreja a oreja. Algo (debe ser mi sentido currítico, producido por la mordedura de un caracol rabioso un día de verano sentado en el campo)  me dice que o no voy a salir de allí vivo, o si salgo va a ser por los pelos.

Antes de dirigirme al Tuercas hago con la vista un escáner rápido del coche por si le noto algo extraño. Todo parecía estar bien pero mi sentido currítico seguía avisándome. Finalmente me dirijo a él y le digo con mi mejor cara de amigo de como si lo conociera de toda la vida:

– Bueno, cómo se ha portado?
– Bien, ha estao bien.

Mientras va buscando la factura en un cajón que parecía no haberse abierto en años, o quizás milenios, a juzgar por el tamaño de la araña que salió de allí y por cómo tuvo que repelerla con un látigo y una silla a lo Ángel Cristo.

– Ehm… aquí está la factura, son 500€.
– Perdone?
– Que-son-qui-nien-tos-eu-ros.
– Si, si ya me he enterado, ¿pero no me dijo que serían 40€?
– Sí pero es que al final la cosa se complicó y tuve hacer más cosas de la cuenta.
– ¿Como qué?
– Pues a parte de la pieza por la que venías tuve que… mm… sí, ponerte un freidor de pollos en el motor.
– ¿El qué?
– sí hombre,  es una pieza que sirve para fasjdklj, pero tu no lo entiendes porque no eres mecánico…
– Pues ya me lo puedes estar dejando como estaba o te aprieto yo a ti la tuerca que te falta de un sopapo.

En mi cabeza ya me imaginaba cómo pegarle con un artilugio característico español como es el TP (Típico Palo) y no dejar huellas, pero seguro que alguien notaría su ausencia (para los de FP:  ausencia, que no estaba) y al final saldría a la luz.

Como podéis imaginar hice lo que todos hacemos llegados a esta situación, ¿plantarle cara y no dejar que me engañase? He dicho lo que todos “hacemos”, no lo que queremos hacer y luego no somos capaces. Así que como buen mecánico, me timó, y yo como buen típico cliente de mecánico, me dejé timar, luego me cagué en sus generaciones anteriores y todos tan contentos… putomecanicodeloscojones!

Si al final sale mejor comprarse unos patines, así tambien haces ejercicio y vas a todos lados sobre ruedas.

Categorías: Humor | 3 comentarios

Un dia de playa

Sería un dia de julio normal como otro cualquiera, si no fuera por los acontecimientos futuros que se avecinaban. Si lo llego a saber…

Es temprano y me dirijo a recojer a Trini para ir a pasar un buen dia de relax en la playa. La recojo y nos ponemos rumbo a la playa, a un buen día, un día tranquilo…

Debo decir que el camino hacia donde nos dirigíamos no me lo conocía muy bien ya que nunca había ido allí en coche siendo yo el que conducía, y ella tampoco estaba muy segura. Vamos hablando de nuestras cosas cuando aparece delante de nosotros en plena autopista una salida, y le pregunto rápidamente:

– ¿Es esta o seguimos hacia delante?
– Mmm… no, sigue hacia delante.

Justo después de seguir hacia delante me doy cuenta de que vamos camino de otra provincia…  Bien, no podemos dar la vuelta porque estamos en medio de una autopista y mucho me temo que para parar tendremos que terminar de recorrerla y dar la vuelta donde sea que lleguemos, por esto, y por la calor de julio a las 12 de la tarde, yo me empiezo a poner nervioso, fastidiado porque pienso que vamos a perder el día… y Trini, que no para de ponerse nerviosa también a parte de lo anterior porque según ella, las fundas de los asientos del coche se le pegan del sudor y se está mosqueando…

Nadie mira a nadie, ni una sola palabra, la tensión se puede cortar con el mango de un cuchillo de mantequilla.

Media hora después vemos lo que nos faltaba por encontrarnos… una aduana, y justo después de la aduana para rematar, un bar donde poder salir de la autopista y dar la vuelta para pasar otra vez por la aduana, volver a pagar por nada y poder llegar a nuestro destino.

Si Mahoma no va a la montaña… será por algo, digo yo.

Empieza bien el día…

Trini, que ve que aun falta para llegar, se acuesta un rato para descansar, yo que no puedo, me jodo (cagoento…).

Por fin!!! ya hemos llegado!!!. No a la playa por supuesto, si no sería todo demasiado fácil, pero hemos llegado a la ciudad de destino y ahora nos disponemos a buscar aparcamiento, cosa conseguida tras dar tres vueltas completas a la ciudad y acabar en un parking.

Muy bien, coche estacionado, ahora tenemos que buscar un sitio donde comer, ya que son las dos de la tarde, y luego, iremos a la playa. Pero cuando estamos cogiendo nuestras cosas Trini me dice:

– Currito, quítate las zapatillas de deporte y ponte ya las chanclas.
– ¿Por qué?
– Porque así no habrá problema con que se te meta arena en los pies e irás más cómodo.
–  ¿Seguro? Mira que yo voy muy cómodo con mis zapatillas y no tengo ningún problema en cambiarme cuando lleguemos a la playa…
– Hazme caso,  verás como llevo razón.
– ¿Está muy lejos la playa?
– Solo un ratito andando.

Es increíble la capacidad que maneja para convencerme de algo, aunque sé que luego me voy a arrepentir, de hecho creo haber sentido un escalofrio seguido de una gota de sudor frío recorrer toda mi espalda desde arriba hacia abajo cuando dijo eso.
Es como cuando ves un cable suelto y piensas, no lo voy a tocar porque me voy a quedar tonto si lo hago de la hostia que me va a meter, además de que estoy viendo como saltan las chispas, bueno pues seguro que llega Trini y me convence para que lo toque. Y así me he quedado me da a mí…

Total, me cambio, me pongo las chanclas de verano y vamos a comer.

El sitio para comer estuvo bien, tardaron un poco en servirnos pero no estuvo del todo mal. Empecé a pensar que a partir de ahí el día iba a mejorar. Iluso… ¬¬

Ponemos rumbo a la playa, y yo, que me impaciento un poco después de diez minutos caminando sin ver una gota de agua, le digo a Trini:

– Oye, no era un ratito andando?
– Sí, ya casi estamos
– Es que me duelen los dedos de los pies por las zapatillas, y dijiste que no estaba lejos, solo tardaríamos un ratito dijiste.
– Anda no te quejes.

Vale, al fin llegamos a la playa, ya podía oler el ambiente playero, la humedad marina… todo esto después de por lo menos veinte minutos caminando y con los dedos de los pies escocidos, pero llegamos!.

Y allí estaba yo, con mis chanclas, mis pies escocidos, mi tono de piel blanco como el primo de Cásper que me caracteriza cual guiri dominguero y con una camiseta de fútbol de la selección inglesa, vamos, me faltaba una cantimplora y unos calcetines blancos hasta las rodillas. Y para dar más credulidad al asunto, me pongo a hacer algunas fotos con mi cámara para inmortalizar aquellos momentos.

Y en cuando encontramos sitio, nos situamos. Yo pongo mi toalla con mucho cuidado, para que no le caiga nada de arena para no ponerme pringoso como suele suceder en estas situaciones. Bien, ya está, ahora me siento y… mierda, puta arena…

En cuando me quito la camiseta y dejo ver mi deslumbrante torso, (deslumbrante porque literalmente casi reflejaba el sol de blanco que estaba) Trini me dice:

– Túmbate, que te voy a untar crema protectora.

Y eso que yo ya dudé cuando la vi con la garrafa de crema de 5Kg y la brocha gorda para untar, e intenté escaparme pero a la joia parecía que la habían entrenado los GEOS. Y al final acabó convenciéndome. Y yo, que soy un machote decidí que no hacia falta untarme más:

– Para, que ya tengo crema suficiente.
– Pero que dices, te vas a quemar joio.
– Que no, que me estas untando demasiada y no necesito tanta.
– Pero si es que estás muy blanco!
– Mira, si aquel de allí no lleva yo tampoco!
– Aquel de allí tiene tres años, y es mulato.
– Eso es discriminación, que lo sepas.

Pero al final me salí con la mía y después de esto me acosté un rato para tomar el sol antes de darme un chapuzón.
Cuando me levanto me doy cuenta de que además de los pies, que me escocían ya antes, ahora me escocían otras partes de mi cuerpo. Efectivamente, por no echarme la crema ahora me había quemado una oreja, la parte de atrás de las piernas y la espalda a cachos, parecía un mapache del atlétic.

Pero bueno, no me iba a poner a quejarme a estas alturas del día por eso después de todo lo que había pasado. Y cuando me doy el tan ansiado chapuzón me vuelvo a mi toalla a tenderme un poco y relajarme.
Cierro los ojos, respiro hondo, oigo todo lo que ocurre a mi alrededor, las gaviotas… niños chapoteando… niños jugando… niños corriendo por mi toalla y llenándome a mí tambien de arena! cagoenlamadrequeosparióhijoputas!!!

Si es que esa tortilla de papas seca de taperwé que las madres llevan de toda la vida en esa típica nevera azul y les dan a los niños con esa edad no puede producir nada bueno, y claro, luego los niños están como están.

A todo esto, Trini no para de reirse y parece que todo me ocurre a mí. Pero yo qué he hecho?!?!

De pronto, escucho a un pobre niño, que lo despiertan de la siesta bajo su sombrillita, tan inofensivo… tan dulce… para ponerle protector solar (una victima como yo) y cuando lo sacan de la sombrilla dice:

– No mamá, al sol no! que me convierto en cristal!
– ¬¬

Quemad a ese niño ya por favor!!! otra víctima de la “vampírica” saga “creps&culo”.

Empiezo a creer que todo esto en realidad no está sucediendo, que estoy dormido y todo es una pesadilla.
Al rato Trini me avisa de que nos tenemos que ir, y volvemos a darnos toooodo ese paseote para volver al parking donde dejamos el coche.

Tras  otra casi media hora de caminata y casi todo el cuerpo escocido a parte de lo que habían sido anteriormente mis pies y que ahora se asemejaban más a dos berenjenas de huerta, llegamos. Y ocurre algo, justo el callejón que había al lado del parking me resultaba familiar… Dejo el coche y voy a echar un vistazo. De repente, se me caen dos lagrimones cual Fary chupando un limón… Trini me observa extrañada por la situación:

– ¿Qué te ocurre Currito?
– Snif… yo confié en ti… decías que conocias todo esto… snif… (y con un dedo le indico una direccion)

Trini mira en esa dirección y ve la playa, y ademas justo la zona donde habíamos pasado la tarde, al lado del parking!!!

O sea,  imaginaos que queréis ir de Málaga a Granada, y en vez de tirar en dirección este para llegar antes, dais la vuelta recorriendo Extremadura, toda Castilla, La Comunidad Valenciana, Murcia y así hasta llegar a Granada por el otro sitio!

Habéis oido eso de que las mujeres y los mapas no se entienen o que son incompatibles? Pues imagináos si ellas os dirigen a un sitio y ni siquiera tienen el mapa para tener la oportunidad de equivocarse. Menos mal, que en este momento yo ya estaba practicamente sedado por la paliza de todo el dia y casi no me dolió este último golpe…

Me voy a poner las zapatillas y noto un dolorcillo… cuando me da por mirarme los pies… En cada uno me había salido una ampolla como un kiko de los gordos.

– Trini, anda tira, que me tienes contento…
– Ups, no tenía ni idea de que la playa estaba al lado del parking, pero y el rato que hemos pasado?
– Me debes una sesión de masajes en los pies en un balneario de los buenos, que lo sepas ¬¬.

Moraleja: Si la suerte te da la espalda… CORRE!!!!

Categorías: Humor | Etiquetas: , | Deja un comentario

Excursión a Gibraltar y Cartella – Parte 2

Bueno, son las 8:30 am y acaba de arrancar el autobús con unos cuantos alumnos además de MamáDory, Dory, Rafa y yo.

Esto va a ser interesante, acabamos de partir, y ya hay algunos “cantando”. Ya cantan (si a eso se le puede llamar cantar) mal por naturaleza, pero es que encima los cabrones se están esforzando en cantar mal, como si se hubieran hartado de estupefacientes, y lo malo es que no les está costando ningún esfuerzo.

– Ay omá que chico soy y que grande es el mundo.. ay…!

– Y yo aquí, sin estar vacunado. Menudas 2 horas de viaje me quedan, y eso que aún no hemos desayunado. Menos mal que me traje los audífonos para el viaje con doble función: 1, me hace el viaje más ameno mientras escucho música, y 2, al estar oyendo música me protege los tímpanos de desgarres por factores externos como el canto de sirena travesti que imitaban algunos de los allí presentes, que no es poco oiga, y dicho sea de paso, vuelvo cuerdo a casa.

Llegamos a la primera parada Benalup Casas Viejas.
Bajamos del bus y hace un viento del carajo, todos parecíamos que nos habíamos dado de ostias con una banda de peines cabreados. Entramos en un bar y al vernos los que estaban allí levantan las manos.

– No tenemos nada, tomen, llévense la caja.
– Perdone, pero venimos a desayunar… (WTF?!)
– Ahh! haberlo dicho antes… es que al veros con esas pintas…

Y yo, que soy muy de “si voy a una ciudad nueva, como lo que comen alli…”
Y qué mejor desayuno ya que vamos de camino a una colonia inglesa, que algo típicamente inglés ( aparte de los huevos con bacon ) antes de llegar?, así que me pedí unas tostaditas con mantequilla.

Nota para el futuro: Si no estás en el extranjero, no pidas nada con mantequilla; los españoles sabemos hacer muchas cosas, pero la mantequilla se nos resiste.

Ya hemos desayunado y estado en el museo local de prehistoria, luego hicimos una parada en Cartella, para ver las ruinas de la ciudad romana, algo que los que me conozcan, saben que me encantó, ya que yo soy muy de ver piedras antiguas. Me encanta.

Estoy de nuevo en el bus, ya de camino a Gibraltar, la última parada, y la cosa no cambia; la naturaleza tiene un extraño sentido del humor: le da entusiasmo a quien no sabe cantar, pero la naturaleza no los tiene que aguantar!!

Llegamos a la aduana y nos dice el profesor que preparemos los DNIs porque enseguida subirá el guardia y nos lo pedirá. Efectivamente, sube el guardia, y va uno por uno (éramos unos 12 en el bus) mirandolos a la cara y acto seguido diciendo “su DNI por favor”, y se lo iban mostrando. Hasta aquí todo normal. Yo estaba en la última fila sentado, con rafa y otro amigo. Llega el guardia, y como a los demás, les pide el DNI y, mirandolos a la cara, comprueba que son ellos, pero cuando llega hasta mí, simplemente se me queda mirando 5 segundos, y ni siquiera me pide el DNI, se baja del bus y nos da paso.

Algo no me cuadra…

Tras pasar la aduana, tenemos que volver a repetir la operación, pero esta vez con el guardia inglés. Y vuelve a ocurrir lo mismo. Ésta vez mis amigos se miran y me dicen.

– Qué has hecho?
– No se, debe de ser la mantequilla que me he desayudado, que infunde respeto… o temor.

Ya hemos llegado, nos bajamos del bus y nos dirijimos al museo.

– Ya estamos en la tierra prometida, ahora a visitar el museo, y luego mientras llega la hora de irnos y algunos hacen sus respectivas compras (por aquello de que algunas allí son más baratas) vamos a buscar guapas guiris rubias y a practicar inglés.

5 minutos más tarde, empieza a llover.

– Vale, lo pillo, las dejaré en paz.

Total, que visitamos el museo, acompañé a mis compañeros a dichas compras, y mientras llegaba la hora de irnos, fuimos a tomar algo a un pub irlandés. Y aunque por el camino sí que vi alguna que otra guiri que se salía del molde, no tuve ocasión para practicar con ellas, que pena.

Son las 19:00, volvemos a casa. Y esta vez, tenemos que pasar por la aduana caminando, enseñar el DNI y pasar por el puesto de control, por si alguno ha comprado de más, ya que se considera contrabando, y no está permitido.

Formamos una cola, vamos pasando de uno en uno mientras el guardia comprueba:

– Por favor, id  abriendo las mochilas, enseñando lo que lleváis y mostrad el DNI.

En esto que veo que me va a tocar a mi y comienzo a abrir mi mochila para enseñársela y a preparar el DNI y el guardia me dice:

– No es necesario, pase.

Y a los que venían junto a mí igual. WTF??

– En serio, qué has hecho? conoces a esta gente? o es que tienes una doble identidad secreta?
– Os lo he dicho, es la mantequilla.

No entiendo nada, pero creo que debo tener inmunidad diplomática o algo así, y ya estoy preparando mi próxima visita, ya que al ir con tanta prisa para ver tantas cosas, me quedé con las ganas de subir al peñón y de ver a los monetes, y esta vez iré con una mochila bien grande.

Categorías: Humor | Deja un comentario

Excursión a Cartella y Gibraltar – Parte 1

Bueno ya era hora de salir un poco a culturizarme de nuevo así que hace unos días fui a visitar Cartella y Gibraltar y su museo con la clase de 1º de bachillerato.

En principio, habíamos quedado a las 08:00 am en la estación de autobuses para salir desde allí.

– Son las 07:55 y aquí no hay nadie… ¿a que han cambiado la hora de quedada y no me han dicho nada estos hijos de…? Por fin, ha aparecido una persona.

– Hombre currito!! ¿todavía no ha aparecido nadie?

– Qué va, llevo aquí 10 min y estaba pensando en los antepasados de esta gente…

08:15  ya está el 90% de la gente.

Veo cómo viene uno corriendo con la lengua fuera hacia el profesor, creí que le iba a lamer la cabeza pero no, venía así porque estaba cansado de correr. Lástima.

– Profesor, ha llamado Rafa, que dice que venía de camino pero a la mitad se ha tenido que volver porque se había olvidado el DNI.

– Bien, esperaremos un poco.

Joder, llevan avisando 2 días del asunto del DNI y aún hay gente que no sabe ni lo que es.

Dory, otra alumna,  aparece desde el otro lado de la calle en las mismas condiciones que el anterior. Viene corriendo desde casa porque también se había olvidado el DNI, y viene corriendo con la lengua fuera…

No puede ser, qué coordinación, esta va a ser la que le va a lamer la cabeza al otro profesor… parece que no.

Jadeando le dice al profesor:

– Ya estoy aquí

– Bien,  ¿y tu madre viene al final?

– No lo se…

– Pero vamos a ver, vienes de tu casa, y no sabes si tu madre vendrá o no??

– mm… no lo se… voy a llamarla para preguntarle.

—–Minutos más tarde—–

– Viene?

– Dice que no lo sabe y que aún está en pijama.

– PEROCÓMOQUENOLOSABETODAVÍA?!?!! SIYATENDRÍAMOSQUEHABERSAIDO!!!

Es interesante ver cómo la cabeza de un profesor se va tornando de un rojo sarpullido y mira a todo el mundo con sed de sangre.

– Es que dice que ella iba a venir si venia una amiga suya y como no sabe si su amiga va a venir, no sabe si venir o no.

A ver, ya sé que todo esto puede parecer ficción, pero quiero aclarar que no es así. Yo también me pregunto de dónde sale la gente de este tipo… Tengo dos teorías, una es que el gobierno elige al azar personas para hacer experimentos psicológicos y se ve que algunos experimentos salen mal y vuelven a dejar a estos individuos donde estaban con sus consecuencias. La otra es que el pez azul de “Buscando a Nemo” tiene familia humana, pero no es posible, el pez estaba haciendo un papel.

—-5 min después—-

Por fin llega Rafa.

– Tío, solo a ti se te ocurre olvidarte el DNI… bueno, a ti y a Dory.

– Ya bueno… solo me estáis esperando a mí? Entonces nos vamos ya ¿no?

– Creo que sí.

tiruri.. tiruriruriinn

Suena el móbil de Dory.

La veo hablando y me llena la curiosidad… qué estará pasando?

– Profesor, que me ha llamado mi madre y dice que esperemos 5 min más, porque ha decidido venir.

– Uff, valeperoquesedeprisa.

¿Ein? ¿¿pero cómo?? que ha decidido ahora que va a venir?? y encima estos profesores deciden seguir esperando?? Pero que huevos hay que tener!!!

– Bueno profesor liendre, que yo me voy yendo andando.

– ¿PerodóndedemoniosvasCurrito?

– Pues es que son las 08:25 y aún seguimos aquí, esperando. Yo creo que si empiezo a andar ahora, lo mismo me da tiempo de ir y volver 2 veces.

– Nodigastonteriasquesonsolocincominutos!!

– Sí, pero es que llevamos esperando los minutos de cinco en cinco desde hace media hora, y encima, ahora hay que esperar a la persona en la que se inspiraron para crear al pez amnesico de “Buscando a Nemo”. Así que no nos engañemos, usted sabe tan bien como yo, que si la madre de Dory llega aquí a tiempo es porque habrá ocurrido un milagro o porque trae un GPS, y eso que es de aquí.

– Esperemosquenosepierdaporelcamino…

Categorías: Humor | Deja un comentario

En el circuito de Jerez

Bueno, la verdad es que ya tenía ganas de comprarme una cámara de fotos para poder inmortalizar (que bien ha sonado eso…) momentos y escenas de mis escapaditas, excursiones, visitas, eventos erótico-festivos jaja, llamadlo como queráis. Así que hace unos días me hice con una que me había llamado un poco la atención. De momento no me quejo, la verdad es que tampoco es nada del otro mundo, es una cámara digital normal y corriente pero me gusta. Para no hacer publicidad gratis no voy a decir el nombre de la marca, pero os daré una pista: empieza por C y termina por ASIO, también que hacen unos relojes digitales muy… “water resistent”, y además, es pequeñita, así que un plus de comodidad.

Vale, ya tengo cámara, ahora toca estrenarla… ¿qué mejor acontecimiento para estrenarla que los entrenamientos de Fórmula 1?  (vale, hay mil motivos mejores, pero 1, no había más motivos en esos momentos, y 2, me gusta la F1, además, no te obligo a leer este blog, jaja).

Pues bien, me presento con unos amigos en el circuito de Jerez, ya antes de llegar se oían rugir los motores de los monoplaza, y ya siento la adrenalina dentro de mí, la emoción, la Fórmula 1.

Desviamos la vista hacia un coche que estaba expuesto al público, un McLaren-Merceder SLR, vamos, el que tengo yo para los lunes.
Alrededor de dicho coche, biplaza, maquinón, avión sin alas… había multitud de gente tomando fotos, entre los cuales, nos encontrábamos nosotros. Pero hubo algo que me hizo pensar mucho sobre la evolución de la especie humana, sobre el efecto del sol en las neuronas de un ejemplar de humano varón de edad… de unos veintitantos, llamémosle SujetoA, y fue el comentario que éste hizo al ver a una mujer, llamémosle SujetoB, con protuberante… pechonalidad al lado del coche, y tras esto, algunos que estaban alrededor nuestra rieron mientras se iban dispersando. Y es que claro, no es mu normal ver a una mujer y decir:
– “Eso no son tetas, eso son cabezas de bebé”.

Y esto se lo dijo un solo sujetoA, a un sujetoB, así que podéis haceros una idea de lo que ocurrió cuando por delante de la grada llena de SujetosA, pasaba y saludaba una SujetaB, llamémosle “Reportera de deportes de LaSexta”. Vamos, se podría decir que en esos 2 minutos, se había escrito una nueva etapa de la poesía española.

Otra cosa que me llamó la atención es algunos que van ahi con su super cámara en plan “no soy fotógrafo pero podría ganarme la vida con ello porque tengo una camara super cara, anda y este botón? Uy!, si se ha encendido”.
Estando yo ahi ilusionado con mi nueva cámara, se me pone uno de estos al lado vacilando de su super cámara y su super objetivo de dos metros y se me queda mirando. Y yo, que hay veces que no me cayo…

– “Bonito objetivo… yo es que quería una cámara solo para hacer fotos normales, no para meterme con el tio dentro del mono”.

En fin, todo fue bien, nos divertimos e hice algunas fotos.
Dejo aquí algunas para que las veais.

Categorías: Humor | Deja un comentario

Déjame dormir y no me molestes con tonterías!!

España, mi casa, mi cama, 08:30 de la mañana, yo sobando, y suena el móvil, lo cojo:

– Hey tio, joder joder joder lo que acabo de inventar!!
– A ver, son las ocho y media, me acabas de despertar y no te voy a comprar nada, además, quien eres?
– joder, pos tu amigo Estivi Trabajos, ya sabes, como no acordarte de mi, si invente cosas que ya estaban inventadas pero le pegaba una manzana mordida por detras…
– Ah coño, haberlo dicho antes, que quieres?
– Pues que acabo de inventar el invento del siglo, lo voy a petar todo… verás cuando se entere mi séquito de super fans…

Esto me huele a chamusquina… pero de la mala…

– Pos veras, es un ordenador, pero va todo en la pantalla…
– Aham
– Y pa ahorrar, le he metido el S.O. del Iphone
– Aham
– Y a que no sabes como le he llamado?
– Sorpréndeme
– Agárrate que ahí va eh?… Ipad!!! y lo mejor de todo, el pero mordido por detrás.
– Anda coño, que sorpresa…

Se lo dije, “no duermas de cara a la almohada, que luego te falta el oxígeno”, pero él siempre fue un temerario… y así ta el pobre…

– Estás ahi o no?
– Hombre, qué mas interesante tengo que hacer que escucharte un lunes a las 8:30 de la mañana?
– Ah vale, pues como te iba diciendo, además tiene una innovación
– No me digas, le has puesto patas.
– Jaja, no hombre no, lo que he hecho ha sido suprimir esos molestos conectores USB, que no sirven para nada
– Oye estivi… tú eres tonto, pero además tonto con ansia, que es peor. A ver, criaturica ( es que está en el mundo porque tiene que haber de to), cuando innovas en algo, estás añadiendo algo que mejora el producto, no quitando cosas esenciales.
– Para lo que se usa el USB…
– Vale, para que lo entiendas, te acuerdas de las vacaciones que pasaste en tu isla privada?
– Si
– Y te acuerdas de las fotos que hiciste?
– Si
– Pos ala machote, pásalas de la cámara al Ipad
– Esto… anda, no me habia dado cuenta! Bueno… pues cuando me haya hartado de venderlo como churros, invento otro igual pero esta vez con USB, estaría bien no?

Lo que yo diga, tonto, tonto, pero con ansia.

– Por cierto, le podrías haber puesto en vez de Ipad.. “CachoIphone” no?
– No hombre, que tiene que empezar por la letra I, que sino no tiene gancho
– Ahh.. claro, y el precio?
– Bueno… pues ya sabes, como quiero aumentar mi capital… lo venderé por… 1 millón de euros…
– Eso está bien, una cosa baratita… pos mira, te voy a dar un consejo:
No me vuelvas a despertar pa contarme una idea que se te ha ocurrido cagando!!
Ah por cierto, ya por curiosidad, y el trasto este tan complejo y tan caro… para que uso lo has diseñado?
– Para… mirar el feisbuc y eso…

Eso… con dos cojones.

– Oye mira, por qué no me dejas dormir y se lo cuentas a tu amigo ese el… “Bill Puertas”?
– No me hables de ese… que el otro dia me desagregó del tuenti

– Vale oye, lo que tu digas, pero te cuelgo que creo que te ha entrado una diarrea mental.
– Bip bip bip…

Si es que… Dios los cria…

Categorías: Humor | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.