Nos vamos de bautizo

El bautizo comienza a las 12 del mediodía, me acababa de levantar y eran las 11. Ya íbamos tarde. Tras vestirnos más rápido que flashman harto café y ya en el coche nos vamos en busca de la iglesia donde comenzaría el evento. Después de media hora de coche buscando la iglesia pasamos por al lado pero no podemos parar porque vamos en el carril contrario y mientras la gente se me queda mirando, bajo la ventanilla y grito un:

– “Ahora vuelvo! voy a por tabaco!”.

– ¿Qué haces Currito? (pregunta Trini)
– Mujer, es para no dejarlos con la intriga. Algo tenía que hacer no? además, paso de que se den cuenta de que nos hemos equivocado de camino. Pero tranquila, ahora en cuanto podamos damos la vuelta y aparecemos al lado de la iglesia.

Craso error. Damos la vuelta y acabamos aún más lejos. Pero por fin, y hartos de dar vueltas llegamos, 15 minutos tarde pero llegamos. Y nada más llegar, estaban ya todos dentro, menos algunos que habían salido a la puerta a tomar el aire. Uno de ellos me pregunta:

– Pues sí que has ido lejos a por el tabaco.
– Es que… luego me acordé de que no fumo. Por cierto, ya debe de quedar poco para ir al banquete no?
– Jaja, empezó hace 15 minutos, y por lo visto es una hora de misa, así que…

Y yo sin ningún vicio para pasar el tiempo, quién me mandaría a mí ser un chico sano…
Mientras, Trini aprovecha para fumar, me mira y me dice que entre en la iglesia para echar un vistazo por si veo a nuestros amigos (Petunia y Macedonio, los padres del niño) y de paso ver si hay mucha gente dentro.
Mientras entro voy pensando: “Bueno, esta iglesia no es muy grande así que no creo que haya mucha gente…”

10 segundos después salgo, y Trini me pregunta tras ver mi particular cara de intentar resolver un cubo de rubbik:

– ¿Muchos invitados?
– Pues la verdad, no sé si es que hay muchos invitados o poco espacio libre ahí dentro pero al entrar me ha dado la impresión de que se estaba haciendo el vacío, y te lo digo desde ya, como entres te va a costar salir, es como si una corriente te arrastrara y parece que nunca llegas a la puerta.

PERO CÓMO ES POSIBLE METER TANTA GENTE EN TAN POCO ESPACIO!!??
Si por lo menos serían 200 personas en una caja de zapatos!

Por fin y tras 45 min de espera, comienza a salir la gente. Por fin vemos a nuestros amigos que se acercan a saludarnos.

– ¿Cómo estáis?
– Bien, hemos llegado hace rato pero no os veíamos
– Bueno, supongo que hay mucha gente ¿no? jeje, – dice Petunia – ¿qué os ha parecido la misa?

Tras esta pregunta pasan por mi cabeza algunas ideas y contradicciones… ¿Será una pregunta trampa?¿Sabrá que hemos estado todo el tiempo fuera?¿Me estará poniendo a prueba? Tengo que usar mis mejores armas para salir airoso de esta situación así que…:

– Bueno pues la introducción ha sido un poco escueta por parte del cura pero en estos tiempos modernos no nos podemos quejar, nada que ver en cambio con la ejecución. Ahí el cura ha estado sublime, qué movimiento de muñeca al verter el agua sobre la cabeza del crío y qué saber estar de éste ante la multitud… Para terminar, el cierre del sacerdote tras esa oración final, muy profunda por cierto, ha estado francamente bien.

Petunia me mira extraña, y se va dibujando una extraña mueca en su cara, mientras, Trini me mira con ojos punzantes, con ansia asesina sólo detenida por la cantidad de testigos que podrían inculparla de un posible asesinato. Yo en cambio creo que salí airoso de la pregunta.
Finalmente llega Macedonio y exclama:

– Lo mejor de la misa ha sido el final, hala, ¡vamos pal banquete!

Las miradas asesinas ahora se tornan hacia él.

– ¿Qué? Si es que mí no me gustan los curas! Todo esto es cosa de Petunia! Si por mi fuera sólo habría banquete, que es la razón por la que todos han venido, y si no, haced la prueba. Haced un bautizo en el que solo haya misa, y otro en el que solo haya banquete, a ver cuánta gente va a cada uno. Si la gente ve comida gratis y se vuelve loca!

Parece que al final no va a ser tan aburrido este bautizo…

Cogemos de nuevo el coche y vamos dirección al convite, detrás del coche de Petunia y Macedonio precisamente para no per… – ¡¿Trini dónde estamos?!
Vale, están dos coches más adelante, ya pensaba que nos habíamos vuelto a perder.

Finalmente llegamos al lugar en cuestión, una nave gigantesca en un polígono a las afueras a las 2 de la tarde. Tras bajarme del coche echo un vistazo general a los diferentes grupos de invitados (porque esto es así, sea una boda un bautizo o cualquier evento erótico festivo, al llegar al lugar en cuestión se forman distintos grupos clasificados por diferentes criterios). Pude divisar un grupo de llamados “puretas”, es decir, gente que va desde los 30 y muchos para arriba encabezados principalmente por los familiares más directos de los anfitriones.
Seguidamente pude ver algunos grupos más, pero entre ellos podía distinguir otro grupo perfectamente por su colorido, por los sonidos variados y característicos que emanaban de aquella zona, y sobre todo porque en aquella pequeña zona había más cantidad de maquillaje que en el carnaval de Tenerife. Efectivamente, era el grupo de digamos… las “reshulonash” (ya he vomitado) que a juzgar por sus caras, parecían no haber visto nunca un polígono de día.

*NOTA: Pues sí, para los/as que no lo supieran, los polígonos siguen en el mismo sitio de día, no los montan los viernes por la noche sólo para vosotras, porque ahí, lo creáis o no, trabaja gente cuando vosotros/as no estáis.

Tras 10 min esperando a que terminaran de llegar los demás invitados comenzamos a entrar en aquella nave todos a la vez… Ahora sé cómo se sienten las hamburguesas del McDonals antes de ser eso, hamburguesas.

Una vez dentro y tras un rápido vistazo nos damos cuenta de que no hay ningún cartel con los nombres de nadie en ninguna mesa por lo que los invitados comienzan a sentarse donde les va dando la gana y al fondo puedo ver a Petunia mesa por mesa haciendo levantarse a los invitados y cambiándolos de sitio.

Al fin viene a decirnos dónde tenemos que sentarnos Trini y yo, y cuando creo que va a acabar mi intriga por averiguarlo, no acaba, ¿por qué? Porque no conocemos a nadie!! Joder Petunia, Macedonio, que somos amigos… ¿cómo nos hacéis esto? Que sepáis que esta os la guardo… cabrones.

Trini tiene al lado a una chica que no se sabe si va o viene y yo a un capullo con su hijo que no para de gritar, de empujar su silla contra la mía y de moverse tanto que tengo que estar vigilando los vasos con los reflejos de un ninja por si en cualquier momento los derrama. Por la comida que veo en las mesas creo que Petunia y Macedonio no calcularon bien el número de invitados pero bueno… después de lo que llevo visto hasta el momento…
Trini lleva ya 10 min diciendo que tiene unas ganas enormes de irse, y yo no soy menos, pero está feo irse tan pronto, así que haré el rato que nos quede, intentaremos hacerlo lo más agradable posible. Aunque tenga al niñato del al lado clavándome el codo en el costado y empujándome con la silla cada vez más.
Entro en deseos de machacar a ese niño hijo de un parto difícil, pero su padre está pendiente de él, aunque por lo que veo, no tan pendiente como para controlarlo ya que empiezo a notarme cardenales por toda la parte izquierda de mi cuerpo, y mientras más los siento, más voy planeando mi venganza…

Es ahora o nunca: niño que se levanta y comienza a correr repetidas veces de un lado a otro de la mesa rozando a los invitados allí sentados, padre que lo mira despreocupado, se despista, niño que pasa por mi lado, saco al mismo tiempo un poco mi codo y mi pie, niño que se da contra el codo y tropieza, y ahí lo tenemos, ¡el primer niño volador del mundo!
Para finalizar, rodillas de niño peladas, llanto del niño, regañina del padre al niño, niño que se sienta a mi lado y me mira con ira, mirada mía hacia el niño expresando un poco de maldad, y como resultado, tranquilidad para el resto del día por parte del niño. Ecuación finalizada.

Trini no puede más, está agobiada, cada vez tiene más ganas necesita salir a tomar el aire y yo también aunque me encuentre disfrutando de mi reciente victoria.
Salimos fuera y nos encontramos al grupo de las “reshulonas”. Entonces, una de ellas llama a Trini. Yo, extrañado, le pregunto si la conoce de algo o es sólo que estoy desvariando, pero por lo visto, es una antigua conocida de la que no sabía nada desde hacía algún tiempo. Comienza la típica maniobra del vigilante, o sea, uno, como hombre que es, se queda estático al lado de su pareja mirando al horizonte como si estuviera vigilando a lo lejos que nadie se ahogue mientras ella se pone al día con las demás.
Pero claro, uno no es sordo, y no puede evitar oír ciertos comentarios que si no vinieran de una “reshulona” no llamarían la atención:

– Pueh yo he estadoh trabajandoh con el Yonih eshte veranoh y en setiembreh me voy a ir a Londreh a trabajar de ayudante en un hospitalh.
– Ah pero tú sabes inglés?
– Puesh claro mira: Mai naim is Jessy veri güel
– Ahm… esto… ¿y no deberías perfeccionarlo aunque sólo sea un poco antes de ir?
– Bah, no te preocupeh niñah, si esto estah chupaoh!

Como la mayoría de vosotros, yo tampoco creo que al final se fuera, porque si lo hubiera hecho, ya habría habido noticias de ella en los telediarios en más de una ocasión, y de momento no la he visto, así que para bien o para mal, creo que sigue aquí, en España, pero por favor, no me hagáis investigar… mejor si no me la vuelvo a encontrar, os lo aseguro.

Y ya cansados de tanta tontería junta y hambrientos, fuimos a despedirnos de Petunia y Macedonio (justo cuando empezaba el karaoke, qué pena…) y nada más llegar a casa nos pegamos una merendola que pa qué! Nos pusimos ropa más cómoda y a descansar de la tontería.

Anuncios
Categorías: Humor | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: